Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

Los señores de la guerra, la calle y Movadef

Reflexiones sobre el indulto y la polarización

Los señores de la guerra, la calle y Movadef
Víctor Andrés Ponce
27 de diciembre del 2017

 

Leer los tuits y los pronunciamientos de Álvaro Vargas Llosa y Pedro Cateriano oponiéndose al indulto al ex presidente Alberto Fujimori y atacando a las posiciones intermedias a favor de los entendimientos estremece, asusta. Álvaro ataca a Ipsos por una encuesta que no le gusta, el hombre cree que la mayoría está en las calles marchando contra el indulto. Y pensar que ambos pertenecen a nuestra élite política. Ojalá algo cambie luego de la solicitud de “perdón a los afectados por su gobierno” de parte de Fujimori.

En un canal de cable, una activista de las protestas habla del “conflicto armado interno”. Agrega que “se abre el camino de las calles, de la acción directa”. Estamos frente a los señores de la guerra, a actores que se proclaman “principistas”; pero que, en realidad, promueven la confrontación total. Si no son conscientes de ello, peor todavía. Suma de irresponsabilidades. Algo más. Los “principistas” más conocidos de nuestra historia son Hitler, Stalin y Osama Bin Laden. Estos tigres jamás cedieron un “principio”, ni arriaron bandera alguna, pero sí hincharon los cementerios con cadáveres.

¿Cómo así han surgido unos señores de la guerra en el Perú? Luego de quince años de democracia, y después de cuatro elecciones nacionales sucesivas, es imposible organizar la democracia sin el aporte del fujimorismo. Los señores de la guerra no lo verbalizan, pero en el fondo su propuesta pasa por el veto y la exclusión del movimiento naranja. Negar el indulto humanitario al líder histórico de la primera fuerza política del Perú, luego de doce años de reclusión, es pretender que la democracia se desarrolle sobre la aniquilación del fujimorismo. Algo improbable. Lo que más bien puede suceder es que los fujimoristas, sobre todo por su raíz popular, terminen aniquilando a sus adversarios, pero convertidos en algo irreconocible.

El pontífice de la guerra total en el Perú ha sido Mario Vargas Llosa quien, envuelto en su legítima autoridad de artista y escritor, ha reclamado la autoridad política y de estadista. Está de moda reclamar autoridades: Elmer Huerta, extraordinario médico, utiliza su vista de rayos X y también dice que no se justifica el indulto humanitario sin haber visitado al paciente. Mario Vargas Llosa proclamaba la eliminación del fujimorismo, mientras promovía a los herederos del franquismo en España y a los epígonos del pinochetismo en Chile. Esa monumental falta de coherencia de nuestro Nobel refleja el nivel de pasiones y enconos.

Lo más terrible es que nuestros señores de la guerra, una vez más, no se percatan, o no les interesa, para quién están trabajando. No hay una izquierda caviar que pueda “acumular fuerzas” en las marchas callejeras por estar embarrada hasta el cuello con Odebrecht. Tampoco sobrevivirá una Verónika Mendoza luego de las agendas y después de la abstención en el Congreso que posibilitó al indulto. Quienes cosecharán en estas marchas provienen de las propuestas antisistema y, sobre todo, el Movadef de Sendero Luminoso. No hay duda.

Quizá luego de la solicitud de perdón de Fujimori las protestas, las revueltas en las calles, comiencen a ralear a menos que se empaten con las irritaciones en el norte por los retrasos en la reconstrucción y la furia por los problemas acumulados en el sur. Pero si las calles rugen y pretenden derribar a la administración PPK, una vez más, los encargados de cosechar serán los fujimoristas porque, ante el adelanto de elecciones, no será nada extraño que uno de los señores de la guerra termine marcando el voto naranja aterrado por la amenaza antisistema.

 

Víctor Andrés Ponce
27 de diciembre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

¿Un gobierno sin reformas?

Columna del Director

¿Un gobierno sin reformas?

  Al suscrito no le cabe la menor duda de que el gobierno de Mar...

23 de abril
El repliegue de Alberto

Columna del Director

El repliegue de Alberto

  Después de haber pretendido hacer volar por los aires a...

20 de abril
La democracia sin partidos

Columna del Director

La democracia sin partidos

  El debilitamiento del fujimorismo luego de la guerra fratricid...

18 de abril

COMENTARIOS