Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

Las campañas contra el Congreso

De un sector que no acepta el nuevo clima político

Las campañas contra el Congreso
Víctor Andrés Ponce
13 de abril del 2018

 

Cuando parecía que la renuncia del ex presidente Kuczynski y la instalación del nuevo Gobierno de Martín Vizcarra abrían una etapa de convergencias y entendimientos en la sociedad, un sector del país dejó en claro que no arriaba banderas, y las campañas en contra del Legislativo, como se dice, continuaron a todo vapor.

Es incuestionable que estas ofensivas en contra del Congreso engordan sobre hechos objetivos: las denuncias de supuestos vínculos con el narcotráfico del legislador Edwin Vergara, el inaceptable blindaje de Fuerza Popular a Yesenia Ponce, el destape de los kenjivideos —que revelan una estrategia de compra de votos de legisladores— y una procacidad que estremece a cualquiera. Todo eso no se puede negar. Pero es indudable también que una coalición mediática encuentra el terreno propicio para “presionar” al Legislativo con objeto de que no se regule la publicidad estatal en los medios privados.

No obstante que, por primera vez luego de las elecciones nacionales del 2016, existe un mundo ancho y ajeno de posible colaboración entre Ejecutivo y Legislativo, algunos creen que pueden seguir polarizando políticamente al país alrededor de los pasivos del Congreso. Más allá de que exista consciencia o no sobre los resultados de estas ofensivas, la consecuencia inmediata es que fortalecen las posiciones del extremismo antisistema que busca el cierre del Legislativo y el adelanto electoral. Pero eso no es todo. Lo más grave es que este tipo de estrategia desenfoca a la sociedad de los verdaderos problemas de la gobernabilidad: el crecimiento de la economía, la reconstrucción del norte, el relanzamiento de las inversiones privada y pública, entre otros.

El gran problema de las fuerzas anti Congreso es que a medida que pasen las semanas y la ciudadanía se percate del nuevo clima de colaboración entre Ejecutivo y Legislativo, la sociedad comenzará a racionalizar que el Parlamento se portaba de una manera con PPK y de otra muy diferente con Vizcarra. Y entonces se buscarán las causas y las explicaciones de los cruentos enfrentamientos en los dos últimos años entre el Ejecutivo pepekausa y el Congreso. El humor de convergencias y entendimientos dejará, como se dice, con poco piso a todas las campañas anti Legislativo.

Denunciar los despropósitos de la mayoría legislativa es un deber para cualquier periodista. Sin embargo, no solo se trata de denunciar sino de emplazar al Ejecutivo y al Legislativo a gestar un escenario de entendimientos. Y si de presiones se trata, existen aquellas que construyen y organizan países. Por ejemplo, emplazar a Fuerza Popular a que implemente las reformas que prometió en la pasada campaña electoral y a que el Congreso asuma su responsabilidad con respecto a la urgencia de una nueva generación de reformas económicas y sociales. Una actitud de ese tipo superaría el impulso de autodestrucción que todavía domina a algunos.

El nuevo universo de entendimientos Ejecutivo - Legislativo modificará la política, mejorará los rostros de quienes guerrearon en los últimos dos años y, sobre todo, le devolverá cierta majestad política al Ejecutivo y al Legislativo. Y si ese escenario posibilita hacer reformas, entonces, la crisis de gobernabilidad —que llevó a la renuncia de PPK— se habrá convertido en el paso adelante de una democracia que busca alcanzar mayoría de edad.

 

Víctor Andrés Ponce
13 de abril del 2018

NOTICIAS RELACIONADAS >

El desastre pepekausa

Columna del Director

El desastre pepekausa

  Cuando PPK asumió el gobierno y se conformó el G...

25 de abril
¿Un gobierno sin reformas?

Columna del Director

¿Un gobierno sin reformas?

  Al suscrito no le cabe la menor duda de que el gobierno de Mar...

23 de abril
El repliegue de Alberto

Columna del Director

El repliegue de Alberto

  Después de haber pretendido hacer volar por los aires a...

20 de abril

COMENTARIOS