Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

La paradoja de García

La paradoja de García
Víctor Andrés Ponce
03 de julio del 2015

¿Logrará el discurso alanista remontar la campaña antiaprista?

La situación del ex presidente Alan García en las encuestas de opinión y el humor ciudadano representa una paradoja en sí misma. Todos saben que él es el candidato más temible para Keiko Fujimori en una eventual segunda vuelta, pero se empieza a complicar su posible ingreso a la segunda ronda. De una u otra manera, las campañas en contra del partido de Alfonso Ugarte que alienta el oficialismo, si bien no causan heridas mortales, es evidente que producen graves contratiempos en la candidatura del líder aprista.

Semejante estado de cosas han desatado rumores sobre la posibilidad de que García desista de su candidatura, especulaciones que no parecen descabelladas. ¿Cómo así un ex jefe de estado, con dos mandatos democráticos, se arriesgaría a participar en una elección que le resultaría adversa? Parece difícil.

Sin embargo, más allá de adhesiones y rechazos, todos sabemos que García es uno de los políticos más hábiles y experimentados, no solo del Perú sino de América Latina. Recordemos esa pieza para estudiar en la que provocó a Hugo Chávez y le jaló la lengua para ganar una elección nacional. No se conocen muchos casos latinoamericanos similares.

Y el político verdadero, el político profesional, respira y se alimenta del poder. De allí que García haya decidido iniciar su campaña electoral en el norte del país, ensayando un discurso en que las comparaciones de los altos niveles de crecimiento y reducción de pobreza durante el quinquenio pasado con el actual de desaceleración y desinstitucionalización, son el mensaje principal. Veremos si el discurso alanista logra remontar la campaña que el anti aprismo hasta hoy ha desarrollado con relativa eficacia.

Ahora García aparece algo a la defensiva frente a la persistencia de sus enemigos. Sin embargo, a medida que se desarrolle el cronograma electoral y se consolide la presencia de Keiko Fujimori en la segunda vuelta, el debilitado anti fujimorismo empezará una larga y prolongada búsqueda del mal menor. Y es allí donde García podría ensanchar sus posibilidades electorales. El problema es que el “partido” antifujimorista recién emergerá con todas sus mayúsculas y minúsculas en la segunda vuelta. En otras palabras, la primera ronda es una elección y demanda estrategias particulares en tanto que la segunda es otra muy distinta. Allí reside, pues, este especie de paradoja en la situación del líder aprista.

Sin embargo, con un político como García, nada está escrito. Para los políticos con oficio la política es el arte de lo posible. Es decir, las mayorías y minorías que se gestan, si bien tienen una referencia con la realidad y las circunstancias, también tienen demasiado que ver con la voluntad y la estrategia de los actores. El hecho de que la mayoría de electores se incline por el elenco estable de la política (Keiko, PPK y Alan) de la última década le otorga al líder aprista un enorme margen de maniobra, no obstante la artillería pesada que sigue recibiendo.

Por Víctor Andrés Ponce

03 – Jul – 2015

Víctor Andrés Ponce
03 de julio del 2015

NOTICIAS RELACIONADAS >

La República sigue respirando

Columna del Director

La República sigue respirando

  No obstante el proyecto cesarista que impulsan el presidente M...

18 de octubre
El descabezamiento de Fuerza Popular

Columna del Director

El descabezamiento de Fuerza Popular

  Si no estuviésemos en la democracia peruana, que avanza...

17 de octubre
La “democracia plebiscitaria” aplasta a la política

Columna del Director

La “democracia plebiscitaria” aplasta a la política

  La suma de yerros políticos de Fuerza Popular no solo e...

15 de octubre

COMENTARIOS