Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

La izquierda también gana

La izquierda también gana
Víctor Andrés Ponce
03 de junio del 2016

Candidatos asumen propuestas estatistas

Al César lo que es del César, reza el aserto bíblico. El desarrollo de la segunda vuelta nos demuestra una verdad incuestionable: la izquierda puede carecer de fuerza electoral, pero se ha dado maña para controlar el espacio cultural, mediático e ideológico del país. Las estrategias y propuestas electorales de Keiko Fujimori y de PPK en el balotaje, de alguna manera, representan un homenaje a ese paciente trabajo izquierdista a través de la Universidad Católica, ONG y estrategias mediáticas en contra de “la concentración de medios”, para luego terminar colonizando a “los medios concentrados”.

Una estrategia para preservar la libertad en el Perú no puede renunciar a la lucha ideológica, y el primer deber de cualquier libertario es convertirse en esclavo de los hechos. Ahora la izquierda controla la cultura y la política en el país. Si las cosas no cambian ella ganará el 2021. Después de la derrota de Sendero Luminoso, en los noventa, la izquierda peruana abandonó la clásica estrategia revolucionaria del asalto al poder, delineada por los bolcheviques y Lenin. La mayoría zurda emigró a la democracia, pero con la misma voluntad de poder de las épocas de clandestinidad.

La izquierda ha evolucionado hacia la estrategia gramsciana de la construcción de un bloque cultural, ideológico y político a favor del socialismo. La universidad de Huamanga de los setenta fue reemplazada por un trabajo paciente e inteligente en los predios de la Universidad Católica mientras todos los cuadros del comité central bolchevique se lanzaban a organizar sus ONG, “organizaciones de la sociedad civil” y todo tipo de agrupamientos.

Durante los quince años de democracia, la izquierda utilizó la corrupción y la violación de los DD.HH. para construir los relatos sobre el fujimorato. Y, de pronto, las privatizaciones solo se habían hecho para “robar 6,000 millones de dólares” —no para destruir el Estado empresario— y uno de los ejércitos más tolerantes de América Latina se convirtió en una “bestia negra que solo violaba DD.HH. y arrasaba con la población”. Con la ayuda de Mario Vargas Llosa, la izquierda envolvió su estrategia en el celofán del antifujimorismo y se vengó del fujimorato por haber destruido el Estado populista del régimen velasquista. Ganó.

La influencia cultural e ideológica de la izquierda se extiende desde los chicos que ahora dirigen El Comercio y los estudiantes que participaron en las marchas “No a Keiko”, hasta “hayekianos” que podrían votar sin indigestión por Verónika Mendoza. En todo caso, a sacarse el sombrero. El bolchevique no tomó el poder, pero el gramsciano logró que sus intereses se convirtieran en el sentido común de la sociedad.

Y no solo se trata de la cultura, sino también de los actores políticos. Un electorado de mayoría conservadora, que busca mantener las bases económicas, sociales e institucionales del país y que vota en contra de las propuestas radicales antisistema, de repente se debate entre dos candidatos de la centro derecha que intentan demostrar quién es más izquierdista: desde la oposición absoluta a la reforma laboral hasta la “regulación de algunos precios” y la conversión de Petroperú en empresa estratégica. Aplausos.

¿Qué significa semejante escenario? Marx no se equivocó cuando dijo que la democracia es el régimen de la burguesía. Valdría agregar que no se conoce ninguna sociedad abierta en el planeta en la que el sector privado no sea mayoría absoluta en la economía y la sociedad.

Pero la democracia siempre se consolida porque la burguesía, el empresariado, entiende que debe transformarse en clase dirigente. El Perú tiene el sector privado más poderoso y democratizado de su historia, pero todavía no tiene clase dirigente.

 

Víctor Andrés Ponce

 
Víctor Andrés Ponce
03 de junio del 2016

NOTICIAS RELACIONADAS >

Encapsular el escándalo Lava Jato

Columna del Director

Encapsular el escándalo Lava Jato

Las ondas expansivas del caso Lava Jato siguen dilatándose y, d...

24 de noviembre
¿Triunfa el antifujimorismo?

Columna del Director

¿Triunfa el antifujimorismo?

En esta columna no participamos de la simplicidad con que el antifujim...

22 de noviembre
Empate entre fujimoristas y antifujimoristas

Columna del Director

Empate entre fujimoristas y antifujimoristas

El blitzkrieg fujimorista que enfrenta a todas las baterías ant...

20 de noviembre

COMENTARIOS