Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

LA GOBERNABILIDAD CONVERSADA

LA GOBERNABILIDAD CONVERSADA
Víctor Andrés Ponce
03 de febrero del 2017

Gabinete Zavala necesita inyección política

La caída acelerada de la popularidad del presidente Kuczynski y la sensación de desgobierno que a veces transmite la administración PPK, a nuestro entender, solo revelan la falta de políticos en el Gabinete. Un ejemplo: la papa caliente del Aeropuerto de Chinchero. De pronto, el gobierno parecía volver a echar mano de las maromas que recomendaba el antifujimorismo radical antes de la censura de Jaime Saavedra: organizar tensiones artificiales entre Ejecutivo y Legislativo.

Se pretendió señalar que la carta de un congresista era el motivo de la postergación de la adenda al contrato de Chinchero, cuando todos sabemos que todo es pecado del humalismo y que cualquier salida es responsabilidad de la administración PPK. Falta de política y exceso de inocencia que evitan tomar el rábano por las hojas: denunciar el desastre nacionalista, y convocar y consultar a todos para encontrar una salida.

¿Cómo aplicar, entonces, una inyección de política en el Gabinete Zavala? El gobierno de PPK tiene que girar radicalmente en términos políticos. Debe reconocer que es una administración extremadamente frágil y buscar una convergencia con una fuerza más consistente. Entre pepekausas y fujimoristas no hay muchas cosas que los separen, excepto las estrategias de algunos que pretende seguir cosechando del antifujimorismo. ¿Cómo, pues, se puede producir ese giro?

Es imposible imaginar a la administración PPK sin Fernando Zavala al frente del Gabinete. Se generaría un vacío difícil de llenar. Los cambios traumáticos no son aconsejables en gobiernos débiles, a menos que se enfrente situaciones límites. Quizá el camino sea convocar a personajes identificados con la política pura. Por ejemplo, el Gabinete Zavala empieza a necesitar con urgencia de los aportes de Juan Sheput y de Carlos Bruce (más allá del error del restaurante) para incorporar el simple sentido común: para gobernar se necesita de la mayoría legislativa y evitar esos jueguitos de guerra, como acaba de suceder con la adenda de Chinchero.

¿A qué viene todo esto? En algún momento en los próximos cinco años la extrema debilidad del gobierno Kuczynski acentuará los rasgos parlamentarios de nuestro sistema político, mediante la necesidad y urgencia del aporte fujimorista en la gobernabilidad. No hay otra. ¿O sí? En ese contexto sería ingenuo pensar en una forma de cohabitación, porque el fujimorismo necesita liderar la oposición y la crítica de cara hacia el 2021.

Sin embargo la debilidad pepekausa obligará a gestar un “sistema de gobierno conversado” en el que el movimiento naranja deberá tener cierta voz sobre determinados temas. Por ejemplo, el fujimorismo seguramente insistirá en desmontar el establishment de izquierda que se ha organizado en los últimos quince años bajo la envoltura del antifujimorismo radical. Ese establishment, presente en diversos sectores del Estado, de alguna manera ha participado de la voluntad de excluir al movimiento naranja del sistema. La respuesta fujimorista entonces es enteramente previsible. Algo deberán pedir para poner el hombro en los asuntos de la gobernabilidad.

Un político de escuela hace mucho tiempo se habría dado cuenta de que “la gobernabilidad conversada” era el destino inevitable de la administración PPK desde el triunfo en la segunda vuelta. Sin embargo el antifujimorismo radical se dio maña para imponer un escenario artificial de confrontación entre Ejecutivo y Legislativo, y el único resultado fue el incremento de la fragilidad del gobierno. Hoy el pepekausismo está llegando a la idea de una gobernabilidad conversada; pero más débil que nunca, con la luna de miel malgastada y con los problemas acumulados: desde el desborde de la criminalidad que no cesa hasta los conflictos sociales que se avecina.

Por Víctor Andrés Ponce
Víctor Andrés Ponce
03 de febrero del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

La hora del pacto Keiko-PPK

Columna del Director

La hora del pacto Keiko-PPK

  A veces cuando más negra es la noche, más cerca ...

11 de diciembre
Guerra total: fiscales versus Fuerza Popular

Columna del Director

Guerra total: fiscales versus Fuerza Popular

  A entender del suscrito, no existe el menor argumento jur&iacu...

08 de diciembre
El peligro del adelanto de elecciones

Columna del Director

El peligro del adelanto de elecciones

Las supuestas relaciones laborales del presidente Kuczynski —neg...

06 de diciembre

COMENTARIOS