Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

Izquierda sigue a la ofensiva

Parlamentarismo antisistema y radicales antimineros

Izquierda sigue a la ofensiva
Víctor Andrés Ponce
29 de noviembre del 2017

 

De diversas maneras, la estrategia de la izquierda de dinamitar de a pocos el modelo económico y social iniciado con las reformas económicas de los noventa comienza a avanzar silenciosamente. La mejor expresión de esa estrategia es la tenaza organizada por el parlamentarismo antisistema en el Congreso y la ofensiva radical contra las principales minas del sur del Perú. La mencionada ofensiva se envuelve en la neblina de la polaridad fujimorismo versus antifujimorismo que, de manera absolutamente irresponsable y con una frivolidad que pasma, alentó la llamada izquierda caviar. Si bien existen condiciones reales para que este sector aliente la polarización —como el caso Lava Jato— resulta incuestionable que todos los actores empiezan a tener responsabilidad en el desmadre en que se embarca el país.

Hoy aparece claramente por qué la izquierda caviar, un sector de fiscales y ciertos medios participaron en la estrategia de judicialización contra Keiko Fujimori y Fuerza Popular sin que existieran argumentos legales valederos. El objetivo principal era proteger a Susana Villarán y también evitar —se convenció de ello a ciertos sectores palaciegos— que las explosiones del caso Lava Jato tocaran al Ejecutivo. La judicialización de Keiko buscaba emparejar el tablero. Sin embargo la sobrerreacción fujimorista hizo volar en pedazos esta estrategia, y los fiscales y “los periodistas de investigación” tuvieron que mostrar todos los trapos sucios brasileños. Hoy los analistas dentro del establishment dicen que el caso Lava Jato afecta a todos los políticos, a algunos más y a otros menos. Bueno, está bien.

Sin embargo en el desmadre nacional que se avecina también tiene una enorme responsabilidad el fujimorismo. Si bien es verdad que la mayoría legislativa tiene todo el derecho a desmontar la irresponsable estrategia de judicialización en su contra, resulta incuestionable que no puede desentenderse de la gobernabilidad, las reformas y la defensa del modelo. Y eso es lo que está sucediendo. Comienza a aparecer un fujimorismo que solo pelea, que se defiende legítimamente; pero los verdaderos legisladores del Congreso comienzan a ser el Frente Amplio y el nuevo Mao del estatismo nacional, el señor Marco Arana. El hombre sí que las tiene absolutamente claras, a diferencia de los verolovers que pretenden blanquearse y usar las bufandas de la izquierda caviar.

El gran problema es que el Frente Amplio, siguiendo los preceptos leninistas, comienza a usar todos los resquicios legales para sancionar leyes y dictámenes estatistas y antimercado, mientras que los frenteamplistas del sur disputan, palmo a palmo, con los seguidores de Gregorio Santos la influencia en los sectores sociales para detener la producción de cobre nacional. A la espeluznante frivolidad de la izquierda caviar, el fujimorismo no puede responder con la desesperación y olvidarse de la defensa del modelo.

 

Víctor Andrés Ponce
29 de noviembre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

Con adelanto electoral, pierde el fujimorismo

Columna del Director

Con adelanto electoral, pierde el fujimorismo

  A estas alturas parece inevitable una renuncia o una vacancia ...

15 de diciembre
El necesario reajuste fujimorista

Columna del Director

El necesario reajuste fujimorista

No me cabe la menor duda de que el fujimorismo se impondrá al e...

13 de diciembre
La hora del pacto Keiko-PPK

Columna del Director

La hora del pacto Keiko-PPK

  A veces cuando más negra es la noche, más cerca ...

11 de diciembre

COMENTARIOS