EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
Gabinete: ¿sin cambios a la vista?

Columna del director

Gabinete: ¿sin cambios a la vista?

6 de Septiempre del 2017

Presidente sigue apostando por ministros actuales

En la entrevista que concedió ayer el presidente del Consejo de Ministros (PCM), Fernando Zavala, a RPP, el presidente Kuczynski aparece como un jefe de Estado presente, incluso más que los líderes de la oposición. Asimismo, el PCM pretendió dejar la impresión de que el piso gubernamental está demasiado parejo, no obstante los vendavales sociales que desataron la reciente huelga magisterial y la evidente agenda que el radicalismo empieza a organizar, sobre todo en el llamado Corredor Minero del Sur.

Las expresiones de Zavala parecían revelar dos cosas: que el jefe de Estado no está pensando en cambios en el Gabinete y que en el Consejo de Ministros de los tecnócratas existe una terrible, dramática, falta de percepción de la realidad. Para cualquier persona alejada de los intereses menudos de la política peruana el primer Gabinete de PPK necesita de una inyección política urgente. Los errores acumulados en el primer año de gobierno solo provienen de la falta de política.

Sin embargo, empieza a llamar la atención el hecho de que al Gobierno no le entren balas, ni una sola. ¿De dónde proviene la excesiva confianza del oficialismo en el desarrollo de los acontecimientos, pese a que la mayoría de peruanos observa que las cosas se complican? Aunque parezca mentira, esta incapacidad del oficialismo para leer la realidad proviene de su confianza en la mayoría legislativa. ¡Qué estás hablando!, dirá el antifujimorista extremista que llega a creerse sus discursos apocalípticos.

Cualquier observador con buena voluntad coincidirá en que el primer año de administración pepekausa ha desnudado al Gobierno más errático de la reciente historia. Algunos, incluso, empiezan a extrañar al nacionalismo. ¿Se imaginan un Gobierno pepekausa con una mayoría legislativa del Frente Amplio, de la izquierda, de los sectores populistas de AP o del recio partido aprista del siglo pasado? Es evidente que PPK, al menos, ya habría cambiado su gabinete o habría renovado significativamente el Gabinete Zavala.

La mayoría legislativa del fujimorismo, en la práctica, se ha convertido en la columna principal que sostiene al pepekausismo. En la reciente huelga magisterial, cuando —en cámara lenta— el fujimorismo terminó defendiendo la política estatal promeritocracia, el radicalismo perdió por no haber firmado el acta respectiva. Una política estatal se erigió como el muro de defensa del frágil, desordenado y errático pepekausismo.

El fujimorismo comienza a convertirse en la principal columna que sostiene al Ejecutivo —pese a la histeria del antifujimorismo— porque existe la consciencia de que la catástrofe pepekausa, de todas maneras, salpicará las posibilidades naranjas en el 2021. Pero también porque el movimiento naranja está en permanente defensiva frente a una coalición mediática que pretende atribuirle todos los males del oficialismo. La más reciente estratagema fue la intención de cargarle la responsabilidad de la huelga magisterial.

Sin embargo, esta situación podría cambiar con extrema rapidez si los errores que acumula el oficialismo desatan una situación incontrolable que complique en exceso la estrategia de sostener al gobierno y pelear el liderazgo de la oposición que desarrolla el fujimorismo con silencio y sagacidad. Finalmente, la apuesta por subrayar el papel opositor al oficialismo ha posibilitado que el fujimorismo mantenga y engrose el caudal de sus adhesiones en las recientes encuestas, evitando que prosperen otras propuestas inciertas o del antisistema.

El gran problema de nuestros antifujimoristas fundamentalistas es que no entienden que el fujimorismo no puede abandonar su papel opositor, la única manera de evitar que parezcan viables propuestas como la de Gregorio Santos, por ejemplo. En otras palabras, la mayoría legislativa, si bien mantiene su unidad, sigue creciendo en las encuestas pese a las campañas de demolición; pero no las tiene todas consigo porque su deber es sostener al pepekausismo hasta el final. Pero de allí a creer que el Gabinete Zavala goza de total irresponsabilidad política existe demasiado trecho.

Víctor Andrés Ponce