Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

Elecciones y los dos Perú

Elecciones y los dos Perú
Víctor Andrés Ponce
14 de septiembre del 2015

¿Por qué se mantienen firmes los candidatos del elenco estable?

Si reflexionáramos en los resultados de las últimas dos elecciones nacionales tendríamos que señalar que, de una u otra manera, se tensaron dos sociedades o dos maneras de ver las cosas: el Perú oficial y el Perú real. La idea de una propuesta anti sistema que pusiera las cosas de cabeza siempre estuvo presente. Algo que caracterizó a estos procesos políticos es que la élite periodística, intelectual y cultural, se alineó en contra del “programa revolucionario”, exceptuando, claro, las intervenciones de Mario Vargas Llosa y Alejandro Toledo, que posibilitaron el triunfo de Humala en el 2011.

Por qué una parte del Perú real se identificó con el nacionalismo, es un asunto para otro artículo. Desde las elecciones municipales pasadas, sin embargo, se nota alineamientos diferentes, a lo mejor porque amengua la amenaza del anti sistema. Por ejemplo, la élite periodística, intelectual y cultural, se alineó en contra de la candidatura de Luis Castañeda. Pero la casi unanimidad mediática se estrelló con la Lima popular. La Lima real aplastó a la Lima oficial, por decirlo de alguna manera.

Hoy, por ejemplo, esa misma élite aparece en contra de los candidatos del elenco estable, aunque en menor medida respalde a PPK.  Sin embargo, todas las apuestas de este sector no pegan en la mayoría nacional. Al menos hasta ahora las cosas son así. Por ejemplo, el intento de contrapesar la gravedad de la investigación de las supuestas agendas de Nadine Heredia con el llamado caso Lava Jato está fracasando en todas las líneas. En la última encuesta de Ipsos es evidente que el tema de las agendas comienza a pulverizar la aprobación de la mal llamada pareja presidencial. La popularidad desciende a 13% y la idea de una caída libre, indetenible, debería formar parte del análisis.

De otro lado, no obstante las campañas en contra y las ofensivas que se vienen (como el intento de vincular al Apra con el caso Oropeza), los representantes del elenco estable todavía se mantienen en las preferencias de los electores. Ya veremos si persiste esta tendencia, pero todo indica que la élite se está desenganchando de la sociedad real de manera alarmante.

Un caso extremo de distanciamiento de ese otro Perú se presentó en los comicios municipales pasados con la campaña que presentaba a Castañeda como el enemigo de la reforma del transporte, como el representante de las combis. La anti propaganda fracasó porque en la Lima de los conos, de los sectores populares, no se conocía de ninguna reforma. La reforma solo existía en algunos planes anillados y en las campañas mediáticas de la élite, de lo contrario, la señora Villarán habría ganado los comicios. Varias cordilleras se habían levantando entre los propios limeños.

No es aventurado sostener entonces que hay un Perú oficial que empieza a distanciarse aceleradamente del país mayoritario. Si revisamos las diversas campañas de la élite siempre encontraremos una minoría versus una aplastante mayoría. Otro caso: las campañas anticlericales de la izquierda que pretenden golpear a la jerarquía Católica. En este contexto, los líderes del elenco estable parecen ser quienes más tienen cables a tierra. Veremos dijo el ciego, porque en política todo puede pasar.

Por: Víctor Andrés Ponce

Víctor Andrés Ponce
14 de septiembre del 2015

NOTICIAS RELACIONADAS >

Encapsular el escándalo Lava Jato

Columna del Director

Encapsular el escándalo Lava Jato

Las ondas expansivas del caso Lava Jato siguen dilatándose y, d...

24 de noviembre
¿Triunfa el antifujimorismo?

Columna del Director

¿Triunfa el antifujimorismo?

En esta columna no participamos de la simplicidad con que el antifujim...

22 de noviembre
Empate entre fujimoristas y antifujimoristas

Columna del Director

Empate entre fujimoristas y antifujimoristas

El blitzkrieg fujimorista que enfrenta a todas las baterías ant...

20 de noviembre

COMENTARIOS