Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

El rompecabezas de la gobernabilidad

Las posibilidades que desata el indulto

El rompecabezas de la gobernabilidad
Víctor Andrés Ponce
29 de diciembre del 2017

 

A estas alturas es incuestionable que el indulto al ex presidente Fujimori representa un acontecimiento político parecido al de una elección nacional, capaz de reorganizar todo el tablero político nacional. Las consecuencias se contemplan a primer golpe de vista: el presidente Kuczynski rompe con el bloque antifujimorista que lo llevó al poder y lo sumergió en una de las peores polarizaciones políticas de la historia republicana. Si semejante confrontación se hubiese producido en el siglo pasado, seguramente ya habrían hablado las balas. Sin embargo, en las alturas palaciegas todavía no se vislumbra por dónde debe enrumbar el quehacer político.

En la desconcertada orilla pepekausa se debería entender que se necesita un gabinete de amplia convocatoria que relance al Gobierno pepekausa. Partiendo del hecho de que Fuerza Popular jamás se embarcaría en un cogobierno, por la estrategia hacia el 2021(exceptuando los proclamados albertistas), se debería convocar a personalidades políticas con predicamento en los fuerzapopularistas, apristas y demás corrientes políticas. Si se cree que las cosas pueden seguir igual, con algunos zurcidos para la ocasión, una vez más —tal como sucedió con las pasadas elecciones nacionales— se estarían leyendo incorrectamente las consecuencias del indulto.

Para que se arme el rompecabezas de la gobernabilidad, paradójicamente, se requiere mantener la unidad de Fuerza Popular. ¿Por qué? Si se produce una escisión albertista-propepekausa en la bancada fujimorista, casi por las leyes de la física, el keikismo tendería a acentuar su perfil opositor; y de pronto, no sería nada extraño que el indulto no valga para nada: surgiría una coalición opositora, variopinta y antinatura, alrededor de la lucha contra la corrupción. En ese caso las posibilidades de una reconciliación serían nulas y el choque Ejecutivo versus Legislativo desembocaría en un inevitable adelanto de elecciones.

El ex presidente Alberto Fujimori, por lo tanto, debería ser el más interesado en controlar los arrestos adolescentes de Kenji y de los kenjistas relegados de Fuerza Popular. De lo contrario, el fracaso de la reconciliación y el incremento de la polarización crearán un clima político tan inesperado que incluso las fuerzas anti indulto avanzarán en contra de la gracia presidencial. En los próximos días veremos si la sabiduría del ex jefe de Estado lo lleva a convertirse en el patriarca que apuesta por la gobernabilidad y la reconciliación no solo del país, sino también de las facciones dentro del movimiento fujimoristas. Si las cosas avanzan por allí, inevitablemente, Fuerza Popular tenderá a bajar el perfil opositor.

Si se arma un rompecabezas progobernabilidad, entonces el indulto se habrá convertido en un parteaguas de la política peruana en los últimos quince años. El antifujimorismo enfrentará la disyuntiva de seguir engordando las marchas callejeras —para encontrarse con los seguidores de Gregorio Santos, Antauro Humala y Abimael Guzmán— o, en su defecto, arriar algunas banderas y aceptar que el veto y la exclusión del fujimorismo del sistema democrático no es posible a menos que se destruya la propia democracia.

En todo caso el Perú enfrenta encrucijadas que pueden definir el futuro en el mediano y largo plazo. Que se hunda la gobernabilidad, que fracasen la reconciliación y la posibilidad de convivencia entre Ejecutivo y Legislativo, desatará el lenguaje del adelanto de elecciones, la dictadura de las turbas, y las radicalizaciones de las protestas sociales ante el abandono estatal en el norte y el sur del país. Bueno, ese escenario de balcanización de la política, la economía y la sociedad, solo puede tener una envoltura: ¡que se vayan todos! Y los primeritos que se irían serían PPK y el propio Alberto Fujimori. Como en los tiempos aciagos, los jóvenes reclaman sabiduría de los viejos. Veamos.

 

Víctor Andrés Ponce
29 de diciembre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

¿Un gobierno sin reformas?

Columna del Director

¿Un gobierno sin reformas?

  Al suscrito no le cabe la menor duda de que el gobierno de Mar...

23 de abril
El repliegue de Alberto

Columna del Director

El repliegue de Alberto

  Después de haber pretendido hacer volar por los aires a...

20 de abril
La democracia sin partidos

Columna del Director

La democracia sin partidos

  El debilitamiento del fujimorismo luego de la guerra fratricid...

18 de abril

COMENTARIOS