Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

El indulto que se viene

El indulto que se viene
Víctor Andrés Ponce
08 de octubre del 2017

Reflexiones sobre la posible libertad de Fujimori

La presencia de Enrique Mendoza en el Ministerio de Justicia, los cambios en la Comisión de Gracias Presidenciales y las declaraciones del presidente Kuczynski acerca de que “él no quiere un nuevo Leguía”, nos permiten especular que el indulto es un proceso en curso.

La decisión de indultar a Fujimori posiblemente represente la primera audacia política del presidente Kuczynski en el objetivo de organizar la gobernabilidad de aquí al 2021. De una u otra manera, será una forma de reconocer que en el Perú existe una mayoría política legislativa sancionada electoralmente y que no es posible pensar la gobernabilidad, la propia democracia, sin un entendimiento con una fuerza política gravitante en el sistema. También es una apuesta a superar la polaridad fujimorismo versus antifujimorismo que nos ha llevado a un terrible deterioro institucional (con tres jefes de Estado procesados por la justicia) y que también ha evitado el surgimiento de derechas e izquierdas modernas; a semejanza de las experiencias de España y Chile, países en los que se superaron polarizaciones extremas.

Más allá del histrionismo de Kenji —quien estrechó las mano de todos los carceleros de su padre y se tomó fotos con todos los verdugos del fujimorismo— el indulto que se otorgaría al ex presidente Fujimori solo tiene una explicación: la fuerza política de Fuerza Popular. Sin esa fuerza política ningún disfuerzo de Kenji habría tenido efecto alguno en la oposición acerada de los enemigos de Alberto Fujimori.

Si el indulto ha demorado hasta hoy es directa responsabilidad de Kenji. El relato armado por la prensa antifujimorista acerca de que Kenji iba a liquidar a Keiko con la ayuda de su padre solo alimentaba la idea de que Fujimori iba a salir de la cárcel para hacer política. ¿Cómo iba a prosperar el indulto? En este contexto Kenji ahora sí debería utilizar la gutapercha para evitar más demoras en el indulto.

También es evidente que el deterioro en la salud del ex jefe de Estado es una de las causas que acelera el indulto. PPK no quiere un nuevo Leguía, quien precisamente murió en prisión por la miseria de sus enemigos. Es evidente, pues, que la muerte del ex jefe de Estado en carcelería sería una bomba nuclear de impredecibles consecuencias para la gobernabilidad.

Pero más allá de cualquier cálculo es incuestionable que el indulto repara en algo las injusticias que la llamada izquierda caviar organizó jurídicamente en contra del ex jefe de Estado. Aquí no vamos a defender la corrupción del fujimorato en los noventa ni los excesos en violaciones de DD. HH., pero la teoría de la autoría mediata para condenar a Fujimori es una barbaridad que, seguramente, las futuras generaciones de peruanos observarán con asombro y congoja, tal como nosotros ahora contemplamos la mezquindad de los carceleros de Leguía.

El deterioro físico de Fujimori causa una profunda conmiseración, sobre todo a quienes alguna vez hayan acompañado ancianos en el tramo final. Sin embargo es terrible comprobar cómo los últimos gobiernos han jugado con su posible libertad, cómo los políticos han temido coger el rábano por las hojas. Pero lo más terrible de todo es la manera cómo el histrionismo de Kenji utilizó la situación de su padre para hacer política mientras prolongaba injustificadamente el necesario indulto.

 

Víctor Andrés Ponce

Víctor Andrés Ponce
08 de octubre del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

Con adelanto electoral, pierde el fujimorismo

Columna del Director

Con adelanto electoral, pierde el fujimorismo

  A estas alturas parece inevitable una renuncia o una vacancia ...

15 de diciembre
El necesario reajuste fujimorista

Columna del Director

El necesario reajuste fujimorista

No me cabe la menor duda de que el fujimorismo se impondrá al e...

13 de diciembre
La hora del pacto Keiko-PPK

Columna del Director

La hora del pacto Keiko-PPK

  A veces cuando más negra es la noche, más cerca ...

11 de diciembre

COMENTARIOS