Víctor Andrés Ponce

LA COLUMNA
DEL DIRECTOR >

¿El final del antifujimorismo?

¿El final del antifujimorismo?
Víctor Andrés Ponce
14 de julio del 2017

Reflexiones sobre la situación judicial de Humala y Toledo

Los rostros desencajados de Ollanta Humala y Nadine Heredia ante la decisión del Poder Judicial de decretar la detención preventiva de ambos tienen un enorme impacto en el ciudadano de a pie, que solía contemplarlos con una firmeza en las miradas que solo podía revelar la actitud de “los triunfadores”. Hoy los gestos de ambos sintetizan todas las derrotas, y a ningún peruano de buena voluntad puede alegrarle que un ex jefe de Estado elegido por el sufragio nacional termine encerrado detrás de unos barrotes.

Sin embargo, es inevitable hacer un análisis de las consecuencias de este desenlace. Una primera es la posibilidad de que el descrédito de las instituciones se profundice de tal manera que una ola de “que se vayan todos” comience a surgir en la sociedad y, de una u otra manera, se propicie la hora de todos los aventureros. En ese sentido, estas tendencias disolventes deberían ser enfrentadas por una fuerza proconvergencia, proentendimientos y a favor del país. La responsabilidad de pepekausas y fujimoristas entonces es de primer orden.

Otra posible consecuencia es que la densidad social del antifujimorismo comience a debilitarse, más allá de que sectores de las élites limeñas mesocráticas hayan convertido esta actitud en parte de su identidad. ¿Por qué? Alejandro Toledo y Ollanta Humala representan la quintaesencia del antifujimorismo. Haciendo algo de reduccionismo uno podría sostener que el único mérito que ambos tuvieron para ser elegidos jefes de Estado es el haber sabido surfear con inteligencia sobre la ola antifujimorista.

Pero eso no es todo. El antifujimorismo de Toledo y Humala se envolvía en la lucha contra la corrupción del régimen de los noventa. En otras palabras, ambos también pueden considerarse como los jefes de Estado electos por reclamar “la decencia” y el destierro de la corrupción de la política. Hoy es evidente que Toledo y Humala tenían las uñas largas y ningún valor republicano.

Si los anticorruptos de ayer ahora entran a las cárceles acusados de millonadas de dólares en lavado de activos, es incuestionable que el libreto anticorrupción y antifujimorista —que pretenden seguir Julio Guzmán, Verónika Mendoza, Gregorio Santos y Antauro Humala— ya no va más. Algo quizá ha cambiado para siempre.

Sin embargo el final del antifujimorismo no solo depende de los latrocinios de Toledo, Humala y otros dioses antinaranjas, que se irán destapando hasta el 2021, sino sobre todo de la conducta del fujimorismo a favor de la gobernabilidad y de la dialéctica oposición-colaboración que logre desarrollar. Si la mayoría parlamentaria absoluta legislativa actúa con propiedad y sin abandonar su papel opositor, se convierte en guardián principal de la democracia y la economía de mercado; entonces habrá llegado la agonía del antifujimorismo.

En otras palabras, para disolver este fundamentalismo antidemocrático que, sorprendentemente, pretende teorizar sobre el por qué se debe vetar a una mayoría política en democracia, no solo basta que la sociedad y los peruanos contemplen los juicios, pesquisas y encarcelamientos de las panacas antifujimoristas, sino que, simultáneamente, se organice una fiesta de gobernabilidad, una celebración en la que el desarrollo de una legítima oposición concluya con una administración pepekausa exitosa.

Si las cosas apuntan en ese sentido habrá terminado este particular momento de nuestra historia, en el que sectores de las élites habían desarrollado racionalizaciones y teorías para excluir de la democracia, para negar su condición de mayoría, a un sector político que expresaba la emergencia social promercado.

 

Víctor Andrés Ponce

 
Víctor Andrés Ponce
14 de julio del 2017

NOTICIAS RELACIONADAS >

Encapsular el escándalo Lava Jato

Columna del Director

Encapsular el escándalo Lava Jato

Las ondas expansivas del caso Lava Jato siguen dilatándose y, d...

24 de noviembre
¿Triunfa el antifujimorismo?

Columna del Director

¿Triunfa el antifujimorismo?

En esta columna no participamos de la simplicidad con que el antifujim...

22 de noviembre
Empate entre fujimoristas y antifujimoristas

Columna del Director

Empate entre fujimoristas y antifujimoristas

El blitzkrieg fujimorista que enfrenta a todas las baterías ant...

20 de noviembre

COMENTARIOS