EL MONTONERO | Primer Portal de opinión del país
¿Cambio parcial o total del Gabinete?

Columna del director

¿Cambio parcial o total del Gabinete?

17 de Febrero del 2017

El complicado rompecabezas de la gobernabilidad

La ministra de Justicia, Marisol Pérez Tello, se tomó una foto con Máxima Acuña y, como se dice, sin querer queriendo torpedeó todos los esfuerzos que se desarrollan para relanzar el proyecto Conga. La titular de Justicia tiene demasiada vocación mediática y suele intervenir en temas que no le competen (por ejemplo, se metió en el asunto de la formalización minera en el que, tarde o temprano, se desatarán los problemas postergados), pero quizá ella no sabe que el de Máxima Acuña es un caso armado por Grufides y Marco Arana para crear una “David” que se enfrente a un Goliat, con el objetivo de parar la producción de cobre del Perú. Nada más.

La singular conducta de Pérez Tello revela la falta de coherencia del Gabinete. Ante la caída de la inversión privada y pública en los últimos tres años, por el bloqueo de casi la mitad de los US$ 18,000 millones que el gobierno planeaba destrabar en obras de infraestructura por casos de corrupción, la administración PPK está obligada a luchar con uñas y dientes para impulsar la inversión privada. ¿Tomarse una fotito con Máxima Acuña no es acaso una señal negativa para el relanzamiento de proyectos mineros, algo fundamental para recuperar la expansión de la inversión privada? Casos como el de Pérez Tello, inevitablemente, ponen sobre la mesa el tema del futuro del Gabinete Zavala.

Ante la falta de coherencia del Consejo de Ministros algunos empiezan a plantear la necesidad de un nuevo Gabinete. ¿Es lo más prudente y discreto? El gran problema del Gabinete Zavala y, en general de toda la administración PPK, es la falta de política. Hay falta de política cuando el Gobierno no impulsa una convergencia con el fujimorismo para resolver los problemas de gobernabilidad, cuando se mantiene al ministro Carlos Basombrío —pese a la resistencia policial a su gestión—, cuando se aprueba una cuestionada adenda para el Aeropuerto de Chinchero y también cuando Pérez Tello se toma una instantánea con Máxima Acuña.

En este contexto, ¿qué podría significar un relevo radical del Gabinete? Lo único que podría justificar un cambio total del Gabinete es la decisión, por ejemplo, de avanzar en algún nivel de convergencia con el movimiento naranja para resolver el tema de la gobernabilidad. De lo contrario, cualquier cambio profundizará la falta de política en el Gabinete y acrecentará la fragilidad de la administración PPK. Si todavía no se ha llegado al momento en el que el Perú pueda designarse un “gabinete conversado” con la mayoría fujimorista —la debilidad pepekausista inexorablemente nos lleva a un escenario de ese tipo—, es mejor hacer “reformas” que una revolución dentro del Gabinete.

Finalmente, Fernando Zavala es el Presidente del Consejo de Ministros (PCM) que desarrolla más puentes con la mayoría legislativa y tiene las cosas claras en cuanto a las reformas que el Perú necesita para retomar tasas altas de crecimiento económico y reactivar la inversión privada. Si las cosas son así, la reforma del Gabinete deberían agregar política y políticos a la gestión, porque ninguno de los políticos del actual Consejo de Ministros pudo imprimir un rumbo diferente a las cosas para superar las actuales limitaciones. Y si las cosas son así, los políticos a convocar están fuera del Gabinete, ¿o no?

Por Víctor Andrés Ponce